.

.
KEEP CALM and GO BAREFOOT

lunes, 11 de noviembre de 2013

1ª Media Maratón Ciudad de Algeciras...




Mucha fuerza, no física sino cerebral, es la que tenia acumulada desde  hace algún tiempo. Desde Junio en que me  clavé un dorsal por última vez, tenía la necesidad de encontrarme de nuevo. Pero  esa búsqueda  presuponía que había algo que posiblemente  no encontrara, lo que me resultaba tremendamente frustrante. Necesitaba respirar, sentir, padecer y por qué no,  sufrir en una carrera, que ganas tenía …  o que mono, como se dice ahora.  Todo es gratuito, las sensaciones, los sonidos, la gente animando, el colorido, el ambiente, los empujones en la salida, la cruzcampiña  pos- carrera como diría el “Matraca”.  En fin,  no me quedaba otra, no podía dejar  pasar la oportunidad de disfrutar de  la primera media maratón de mi ciudad.



En casi los dos últimos meses, me he estado sometiendo a un fuerte tratamiento de fisioterapia, no lo he pasado muy bien, pero era necesario, para intentar corregir los desequilibrios que me  habían detectados. Han sido secciones muy duras  y sobre todo dolorosas, incluso a veces revoloteaba  por mi cabeza, si merecía la pena tanto esfuerzo y sacrificio.
Pero en fin, con solo cuatro días de entrenamiento y con mucha energía  mental , me propuse enfrentarme a esta bonita media.


Como  es preceptivo nos reunimos  los de siempre, esta vez no faltaba nadie. Había que dar buena cuenta y rendir honores a nuestro pueblo, corríamos en casa. Allí estaba Miguelón venido de su Hispalis dispueto a batirse como un jabato, Juan Carlos siempre pensando en metas fuera del alcance de casi todos los mortales, Jorge con su progresión que no sabemos hasta donde  le llevará , Octavio con ganas y cargado de ilusión, Antonio supermotivado y con ganas de beberse la distancia, Jose Felix como siempre cargado de ilusión y animando a todo el mundo, Miguel, la fiera que devora todo lo que se le anteponga con su insultante juventud, el Gringo,  nuevo fichaje, con el que es imposible aburrirse y  Manolo, nuestro Jefe, nuestro guía espiritual, el que nos retroalimenta en los momentos duros y difíciles y nos aporta ese rigor y  cobertura anímica tan gratificante y necesaria  que nos empuja a no abandonar,  siempre marcando los codigos establecidos y tan fundamentales para que todo vaya por su sitio.
Y allí estábamos todos dispuesto para afrontar esta carrera. Se presentaba una prueba dura, en donde los sube-baja iban a ser el principal hándicap al cual nos teníamos que enfrentar.   Muchísimo ambiente   y colorido en la salida, el guardarropa muy bien organizado y muchísimos voluntarios atendiendo al personal.
Con mucha puntualidad pistoletazo y a correr, me quedo con Manolo casi al final del pelotón.  Mi intención es la de ir en todo momento controlando y no forzar lo más mínimo, era consciente  de que todo  el rédito  acumulado que tanto me estaba costando, se podía ir al  traste en cualquier momento.  Al principio como siempre los empujones de rigor y muy despacio hasta que poco a poco se fue estirando la carrera. Me sentía nervioso, se me pasaba por la cabeza: podré terminar, tendré que parar y todas esa cosas que se nos viene a la mente cuando estamos haciendo algo con muchas dudas y reservas. Empezaron a pasar  los primeros kilómetros y las sensaciones mejor de lo esperado, el aductor mi caballo de batalla, continuaba dormido y sin  muestras de dar la lata. Poco a poco  me iba animando, proporcionalmente mi autoestima subía  a la vez que aumentaba el kilometraje  recorrido. A cierta distancia  tenía como referencia a los compañeros Lomitos Running con su inconfundible camiseta, intenté subir un poquito el ritmo para darle alcance y  afrontar la máxima dificultad de la prueba con ellos. Era la  dura cuesta una vez pasado el centro Penitenciario. Casi al principio de la misma, me pude unir a ellos y con dificultad afronté la subida, pero el esfuerzo para cogerlos, me empezó a pasar factura, empecé a notar la falta de kilómetros y a sentir unos ligeros calambres, baje el ritmo casi al final de la cuesta y deje que se fueran, había sido una señal y aun quedaba casi media carrera. Una vez arriba empezamos a bajar y me comí un par de orejones, afortunadamente me recuperé y el aductor siguió en stand-by.  Y así poco a poco con mucha cautela fueron pasando los kilómetros. Por la zona ferial me encontraba animadísimo,  solo quedaban  algo menos de tres kilómetros  y ya veía que lo podía conseguir, instintivamente empecé a apretar y a adelantar  corredores, aun me quedaba suficiente fuerza para afronta la llegada como tiene que, ser a tope. Y así de esta forma paré el garmin en 1:46, en ningún momento de la carrera miré los ritmos a los que iba, configuré el reloj para que solo me indicara la distancia recorrida. Mi sorpresa fue grandísima, contaba con estar rondando las dos horas. Muy contento por la marca, algo lejos de mis tiempos en media que suelen estar por el 1:40, pero que dadas las circunstancias, que podía pedir, aunque siempre queda esa duda de poder haber dado algo más. Objetivo plenamente cumplido, terminé con muy buen tono, sin molestias, algo cansado pero habiendo disfrutado una barbaridad de correr por mi pueblo con más de 700 corredores.

Muy buena organización para ser la primera edición, quizás en los avituallamientos estuvo el lunar negro, pero en líneas generales todo muy bien. Una pequeña mochila con algunas cosillas y una buena camiseta técnica de regalo conmemorativa de la carrera.
Nuestro Ídolo Juan Carlos como siempre el primero, yo creo que hizo trampas, entró en 1.31, Miguelon  1:39  dándole bocados cada vez más grande al crono, Jorge eufórico con su 1:41 no daba crédito, Jose Félix muy buen tiempo 1:45, el Gringo se marcó un carrerón entrando en 1:47 y Manolo, Octavio y Antonio cruzaron la meta en torno a las dos horas.


También quiero felicitar a los compañeros Lomitos: Bernardo, Daniel, Javier, Juanma, Manolo, Oscar que acompañó a su mujer que debutaba en la distancia entre otros.  Y no me quiero olvidar de Miguel Moreno de la peña “ no siento las piernas” que terminó con un tiempo de lujo estando pendiente de pasar por el quirófano por su maltrecha rodilla.

En definitiva muy contento con haber corrido, haber terminado y habérmelo pasado genial con mis amigotes.
  Ah,..  si os pregunta  el fisio, ya sabéis,  que no he corrido….

7 comentarios:

MIGUELON DE SEVILLA dijo...

Angel tiene un merito enorme lo que has logrado,despues de tus p........ lesiones, es un grandisimo corredor pero sobre todo mejor persona. Un suerte tener este blog, VIVAN LAS PANTALLAS¡¡¡¡¡¡¡¡

Miguel dijo...

Lo mejor es que te ha salido una prueba positiva, así que adelante Angel, que te quiero ver por Sevilla otra vez. Un abrazo.

Jorge dijo...

Por una vez se tiene que sentir uno orgulloso de algo que se hace en su tierra!!
Carrerón a nivel organizativo y en lo personal, con todos los objetivos de cada cual cumplidos.
Enhorabuena para todos!!

Juan Carlos dijo...

Angel, orgulloso de ser tu amigo. Yo hice una buena carrera, muy buena, con trampas incluidas, pero lo tuyo no tiene nombre. Despúes de tus lesiones. La prueba de fuego fue pasar el mal trago de Enrique el masajista. Claro está, una vez pasas ese trámite, el monte es JAUJA.

Te lo digo por experiencia.

Javier G. Martín dijo...

Uff de Junio sin ponerte un dorsal es mucho tiempo no me extraña que tuvieras tanto mono y si encima corrias en casa, imposible no acudir a la cita, además con muy buen tiempo

Manuel dijo...

Muchísimas felicidades, creo que has hecho una marca alucinante después del calvario que llevas y que indica con las ganas que quieres regresar, pronto te comes el 1h40.
Enhorabuena.

Oscar Saez Rodriguez dijo...

Buena crónica Ángel. Nos cruzamos en las grandes ocasiones (la vez anterior fue en los 101 de Ronda) y siempre se te ve contento y con buena actitud. El día que las lesiones se olviden de tí, no te coge "ni el tío de las listas", como decimos por aquí... Un abrazo, campeón!!