.

.
KEEP CALM and GO BAREFOOT

lunes, 6 de agosto de 2012

La Senda de los Presidiarios

En este cartel se puede ver una foto de las calamidades que tuvieron que pasar los prisioneros.

Cuando finalizo la tristemente recordada Guerra Civil, el  nuevo gobierno nacional tenía el objetivo de construir un   sistema defensivo por la zona costera en el Sur de la provincia de Cádiz,  denominado  “Plan defensivo del  Campo de Gibraltar”. Este proyecto pretendía fortificar toda la zona desde Conil hasta el límite de la provincia de Málaga, aunque con mayor presencia defensiva en la zona Tarifa-Gibraltar. Todas estas obras se ejecutaron entre los años 1940 y 1945. Durante este tiempo y con asesoramiento técnico alemán se construyeron baterías de costas, senderos militares, fortificaciones y puestos de observación. Según se cuenta entre 10.000 y 15.000 prisioneros republicanos  pertenecientes al Batallón Disciplinario nº 22, fueron los que construyeron  este potente sistema defensivo, dentro del contexto bélico de la Segunda Guerra Mundial.
   

Lo que aun queda de la carretera
Un autentico calvario para las piernas.



     Esta mañana como viene siendo habitual, hemos quedado los de siempre para currarnos una autentica salida por el Parque de los Alcornocales, que nos ha llevado hasta una de estas antiguas obras, la Senda de los Presidiarios. Ha sido una tirada no muy larga, 14 kilometro, pero de una dureza extrema por lo complicado del terreno. Junto con Manolo, Miguelón y Juan Carlos, con muchas ganas de guerra runnera he compartido esta bonita ruta.
Las vistas espectaculares.
      Al principio el camino no se hace muy complicado, aunque la tendencia es hacia arriba, la pista está en buen estado y con el frescor de la mañana y las bromas pertinentes se nos van haciendo muy llevadero. Pero a partir del tercer kilometro, la cosa cambia y las risas se convierten en silencios y en  caretos desencajados. La pista por la que vamos, es un autentico terraplén de piedras sueltas que son los restos de esta carretera de montaña que se ha ido deteriorando a lo largo de los años. En contrapartida vamos disfrutando de vistas incomparables. A mitad del recorrido llegamos a una zona  donde todavía quedan  vestigios de esta senda, como son malecones y algunas zonas de hormigón que aún perduran. A partir del quinto kilometro el camino se allana y ya vamos por zonas más fáciles en la que la vegetación del lugar casi oculta el camino ante nuestros pasos. El paisaje sigue siendo espectacular y poco a poco nos vamos sumergiendo en un autentico mar de vegetación donde abundan helechos y matorrales autóctonos de la zona. A llegar al punto previsto en un bosque de alcornoques, nos damos la vuelta y a recorrer lo andado. La bajada es espectacular, dificilísima y tremendamente técnica, creo que a la altura de cualquier  exigente carrera de montaña. Han sido casi  dos horas  de carrera continua en las cuales como siempre hemos disfrutado de estas maravillas aunque nuestros cuádriceps nos han pasado facturas. Y todo  casi a la puerta de nuestra casa  que lujazo......

7 comentarios:

FALIN dijo...

A VER SI QUEDAMOS ALGUN DIA

Anónimo dijo...

Una verdadera experiencia, sobre todo compartiendola con estos bravos corredores.

Juan Carlos Corbacho.

MIGUELON dijo...

Gran experiencia al macuto¡¡¡¡¡¡¡

Antonio Morales dijo...

Otra ruta de las chulas..como dice Falín podíamos organizar una quedada por un sitio de esos.

Manuel dijo...

Joder que buena pinta pero por lo narrado tenéis que haber sufrido como los presidiarios.

Miguel Mij-Mij dijo...

Esas son las salidas que más me gustan, correr, conocer y explorar a la vez.

Barroso dijo...

Angel hay que organizar una quedada ya mismo , esos sitios son encantadores , habra que hacer algo ya lo pensaremos ,saludos